Todas las estrellas del baloncesto tienen sus agendas llenas de eventos con niños, son tantos al cabo de un año que si en todos se dejaran ganar podría haber demasiado ‘cachondeo’ en torno a sus ficticias derrotas. Así que parece que últimamente, lo que se impone entre profesionales es no pasar ni una a ningún pequeño. ¿Quieren conocer a sus ídolos? Lo están haciendo, pero con todas las consecuencias…