Sorpresa en el primer encuentro de la era ‘post-Durant’ de los Oklahoma City Thunder, que cayeron en la prórroga por (142-137) frente al Real Madrid. Álex Abrines, quien conoce bien al equipo blanco tras enfrentarse varias veces a ellos el curso pasado (y los tres anteriores), reconoció que la segunda parte fue su perdición. “Parecía que lo teníamos medio ganado, pero de todo se aprende y no puedes desconectar ante ellos ni cuatro segundos porque te vas a la prórroga y te pueden ganar“, explicaba el ahora jugador de los Thunder.

El alero alabó el gran trabajo del Madrid y de Sergio Llull, del que dice que “tiene el talento” para jugar en la NBA, pero la decisión de marcharse o no sigue siendo suya. Para Abrines ha quedado demostrado tras la derrota que: “El Real Madrid tiene el nivel de los mejores de Europa y si jugasen en la NBA no lo harían mal“. El balear además señaló que hay otros equipos en Europa que “podrían dar la talla allí” y comenta que “muchos jugadores (estadounidenses) no conocen el basket europeo y estas cosas hacen que sepan que existe“.

Abrines jugó su primer partido oficial como NBA fue crítico con su actuación, indicando que tiene mucho que mejorar “sobre todo en defensa, porque se defiende bastante diferente en la NBA“. También le ha insistido en ese sentido Billy Donovan, técnico de la franquicia, le ha pedido que “siga trabajando para acostumbrarme al ritmo NBA, al tono físico sobre todo. Aunque lo que quiere es primero trabajar en defensa y después en ataque cada uno saca el talento que tiene“. El alero sabe que tiene que trabajar en su físico porque asegura se permite mucho contacto en la liga norteamericana: “Si nos quejábamos de las diferencias entre ACB y Euroliga allí es tres o cuatro veces más duro. Has de trabajar mucho para ponerte a su altura, ser tú el que pega primero y más fuerte“.

Por último Abrines quiso aclarar una polémica surgida tras su visita al Santiago Bernabéu el pasado domingo cuando el conjunto blanco empató contra el Eibar (1-1). Los Thunder fueron invitados al palco VIP del estadio madridista y cuando marcó Gareth Bale se ve cómo el ex del Barcelona hace una peineta a la cámara de Enes Kanter. “Enes no tenía que haber subido el vídeo. Sabían que era del Barça y los del equipo me chincharon en el momento del gol, la peineta iba para ellos, no para los aficionados del Madrid. Pido perdón si se han sentido ofendidos“.