Adam Hanga

Con la Final Four de Berlín fresca en la memoria, el Baskonia enfiló la recta final de su temporada en la capital contra el Real Madrid. El cuarto puesto de la ACB ya atado, la certeza de un enfrentamiento contra el Gran Canaria en primera ronda y la intuición informada de que será sin uno de sus titulares: Fabien Causeur. Puede que se perciba en el ambiente que les rodea una sensación de deber cumplido tras su histórico resultado europeo, pero no es precisamente esto lo que emana del vestuario.

“Por supuesto que no nos conformamos”, explica a EJDN Adam Hanga. “Hemos hecho una gran Euroliga y creo que hasta ahora hemos rendido bastante bien en la ACB. Pero acabamos de decir todos en el vestuario, y yo personalmente se lo he transmitido así al entrenador, que debemos encontrar la motivación; no nos podemos permitir ser eliminados en primera ronda de playoffs porque la gente se queda con lo último que pasa. Y no queremos que se nos recuerde así”.

Su visita al Palacio empezó con un solo de guitarra del Madrid, que en el segundo cuarto ya estaba 19 arriba (53-34) y amenazaba con otra exhibición del estilo del día del Fuenlabrada. En el tercer cuarto el marcador se averió, suspendiendo el partido durante un cuarto de hora que se hizo interminable. Ese tiempo de parón enfrió a los locales y, de algún modo, despertó a los visitantes, que lograron volver al partido. La victoria blanca, eso sí, nunca llegó a estar en duda.

“Jugamos muy flojos en la primera parte”, señala el versátil jugador húngaro. “En la segunda mejoramos y volvimos al partido. Era importante hacerlo porque no es lo mismo que te ganen por veinte que de esta manera”, incide.

Con una rotación corta como la del equipo vitoriano, el cansancio tras una temporada inolvidable es evidente. El gran problema es que ya no hay tiempo para recuperar: el domingo, última jornada liguera, y el siguiente jueves o viernes, inicio de los playoffs. “Yo hoy he jugado 32 minutos y contra el Fenerbahçe fueron 42. Juego mucho… Pero no voy a quejarme por jugar mucho. Sería un idiota si lo hiciera”, afirma sonriendo. “Sí que estamos un poco cansados, pero hay que vivir con ello. Así es el baloncesto. Además, creo que alguien vendrá a ayudarnos en playoffs en la posición de escolta”.

“Hay compañeros lesionados, pero el resto del equipo está bien. Tenemos un partido el domingo y luego los playoffs. No podemos pensar en si estamos o dejamos de estar cansados. Estaremos bien”, coincide su compañero Jaka Blazic.

Pese al 93-88 que cerró la jornada 33 de la ACB, el Baskonia sigue teniendo un balance positivo en sus enfrentamientos directos de esta temporada contra Real Madrid (3-2) y Barcelona (3-1), y empatado con el Valencia (1-1). Son los tres equipos que le preceden en la clasificación. Puede que uno de ellos esté en su camino en la semifinal, si los cabezas de serie cumplen con su condición de favoritos.

¿Queda épica suficiente en el depósito para intentar otra machada?

El objetivo es llegar a semifinales. Eso seguro. Luego, contra el Barcelona o quien sea sin factor cancha… Ya veremos. Tenemos confianza y, creo, el talento”, avisa Hanga. “Sabemos que va a ser duro. A estas alturas ya algunos jugadores piensan en el año que viene. Después de la gran temporada que hemos hecho muchos equipos nos quieren. Pero creo que encontraremos la manera de competir. Porque esto no ha acabado”.