HGC

Mientras el Bilbao Basket se lamentaba en vestuarios por su mala fortuna, el del Herbalife Gran Canaria era una mezcla de risas, gritos y abrazos. Tras haber sido dominado los tres primeros cuartos del encuentro, el conjunto insular tiró de pundonor para colarse en la final de la Copa del Rey.

Albert Oliver, autor de 18 puntos, y el encargado de cargarse el equipo a la espalda, nunca dejó de creer en la victoria. “Hemos realizado una mala primera parte, pero somos un equipo y hemos dado la vida durante la segunda mitad”. Mientras habla algunos de sus compañeros le dan palmadas en la espalda al grito de “¡vamos!”. Oliver sabe que “es la primera final en la Copa del Rey para muchos jugadores de la plantilla y tenemos mucho que celebrar”. Sabe que el objetivo mañana es ganar porque “unos cuantos jugadores ya tenemos una edad y no sabemos si se podrá repetir”, contesta entre risas.

Aíto García Reneses ‘regañó’ a sus jugadores en rueda de prensa por la primera parte: “Hemos salido dormidos, inactivos, atontadosAdemás, no somos como Baskonia o Real Madrid que tienen un banquillo profundísimo”.  Lo que sí desveló el técnico es lo que les dijo a sus jugadores para conseguir que reaccionaran en la segunda mitad. “Les dije que lo que no podemos hacer es jugar sin competir, sin ser valientes. Estoy muy contento con su reacción”.

Teóricamente no deberíamos estar en la final”, continuó el entrenador del conjunto insular, “pero como siempre transmito y la evolución del partido de hoy lo dice, ¿pierdes y qué haces?”. Para finalizar Aíto dijo que tanto si eran campeones como subcampeones estaría orgulloso de su equipo.