La Copa del Rey es un buen momento para despuntar y labrarte una buena reputación. Alex Ruoff escogió a un rival grande, el FC Barcelona, y una hazaña épica como es meter a su equipo en las semifinales del campeonato superando su propio récord anotador en ACB. Aunque Ruoff no quiere quitarle mérito a sus compañeros: “Es una victoria importante para nosotros contra un equipo grande, todos hemos demostrado que pusimos mucho corazón”.

Con 18 puntos ha sido el máximo anotador de su equipo y del partido. Con una actuación discreta en la primera parte, el jugador americano eligió el tercer cuarto para mostrar todo su potencial. “Estoy contento, es un reconocimiento haber batido mi tope personal, pero ha sido cosa de todos”, asegura mencionando a sus compañeros. Aunque también sabe que el fallo de Tomic en el segundo tiro libre “ha sido lo que ha decidido el partido, no antes“.

Ahora la presión recae sobre nosotros después de haber ganado a uno de los grandes”, reconoce Ruoff. No obstante, el jugador del Dominion Bilbao Basket no quiere colgarse el cartel de favorito. Aunque si le preguntamos por una hipotética final, no duda quién estará ocupando uno de los banquillos: “Nosotros y… luego otro equipo más”.