Cada vez que la cámara le enfocó, Allen Iverson se movió, un Maniquí Challenge que pudo haber sido perfecto quedó en nada. Está claro que su fuerte era jugar en la pista…