Los Pistons se mudan al centro de la ciudad y abandonan su mítico ‘Palace at Auburn Hills’, han sido tres décadas con muchos éxitos y momentos inolvidables. Con motivo del adiós, vale la pena repasar cómo fue el debut, un cinco de noviembre de 1988, para enfrentarse a los Charlotte Hornets. Con un Isaiah Thomas ‘de otra época’ y un gusano menos coloreado que el Rodman que veríamos años después en Chicago, así eran aquellos ‘Bad Boys’.