El FC Barcelona logró vencer en la final de la Lliga Catalana al ICL Manresa por 63-77, coronándose campeón de este torneo por octava temporada consecutiva. El equipo de Georgios Bartzokas llevó el mando del partido desde el salto inicial y supo gestionar su renta en la segunda parte cuando el conjunto del Bages amenazó con remontar. Justin Doellman fue el mejor de los azulgrana y se alzó con el MVP de la competición.