Berdi Pérez Gran Canaria

Después de una temporada histórica en la que alcanzó la final de la Eurocup, el Herbalife Gran Canaria ha tenido que renovarse profundamente. La maldición del éxito. Tavares se fue a la NBA, Bellas al CAI, el infortunio de Kendall, que se marchó para cuidar de su hijo enfermo… En su lugar, seis fichajes, tres de ellos debutantes en la Liga Endesa, para volver a pelearse con los grandes.

EJDN ha hablado con su director deportivo, Berdi Pérez, para identificar las claves de la nueva campaña del conjunto canario. “El año pasado, si nos hubieran dicho que íbamos a alcanzar la final de la Eurocup, hubiéramos respondido que era un reto de la máxima dificultad. Pero lo conseguimos”, nos explica. “Nosotros salimos a jugar siempre con toda la ilusión del mundo. A partir de ahí, no sería coherente ponernos un objetivo ahora. Competiremos al máximo y que eso defina dónde acabamos”.

Pablo Aguilar, Ovidjus Galdikas, Alen Omic, Kevin Pangos, Xavi Rabaseda y Sitapha Savané son las seis caras nuevas. Medio equipo. Por eso habrá que esperar un tiempo para ver el máximo potencial de este Granca. Berdi, acostumbrado a la reconstrucción permanente de su plantilla, se lo toma con resignación. “Como todos los años, y pasa en la mayoría de los clubes, hacer un proyecto a largo plazo ahora mismo es casi imposible. Como tengas un jugador que lo hace bien, viene un equipo NBA o Euroliga y se lo lleva. Y a veces ni siquiera pasa con jugadores hechos; tienes un chaval en la cantera que destaca y se lo llevan”.

Hacer un proyecto a largo plazo ahora es casi imposible.

De esas seis novedades hay una que en realidad no lo es: Taph Savane. Su regreso a los 37 años es especial por todo lo que significa para el club claretiano. “Tenemos un juego interior donde va a haber tres nuevos: Aguilar, Omic y Galdikas. Taph va a aportarles mucho. Su experiencia, su madurez, sus conocimientos del juego y la liga… Es una persona que sabe dirigir a su entorno y enseñar lo que hay que hacer en cada momento”.

Berdi confía también en la capacidad de los otros dos veteranos de la plantilla, Oliver y Báez, para hacer mejorar a los jóvenes. Porque su margen de crecimiento es también el margen de crecimiento del Granca. “Tenemos una buena combinación de jóvenes y excelentes veteranos. A veces la palabra veterano tiene una connotación peyorativa. En este caso los veteranos están en el máximo nivel de ejemplo que puede dar un jugador. Aparte de ellos, tenemos jugadores con la ambición de crecer, ser mejores y tener más protagonismo. Si nos salen bien las cosas, nos pueden llevar a jugar con alegría, ilusión y desparpajo, con la voluntad de querer ganar cualquier partido”.