Bodiroga-600x322

Zona VIP del estadio Pierre Mauroy de Lille. Dejan Bodiroga nos atiende durante el partido de cuartos de final entre Lituania e Italia. Actualmente dirige la federación serbia de baloncesto, y cuando le preguntamos por su selección, se estira, henchido de orgullo. “Estoy muy contento de lo que conseguimos [subcampeones mundiales el año pasado] y estoy orgulloso de lo que estamos logrando, pero todavía podemos dar más. Nos quedan cosas que demostrar”, nos contesta.

En todo el entramado de la federación serbia, Sasha Djordjevic ocupa una posición privilegiada. Desde que cogiera las riendas del equipo nacional en 2013 los éxitos han llegado uno tras otro. Bodiroga declaró a EJDN que “Djorjdevic era la mejor opción para el equipo. Le ha imprimido mucha energía y sabe lo que hace, sabe cómo manejar a la selección”. Medalla de plata en el Mundial de 2014 y uno de los rivales más temidos en el Europeo, sí, “Djordjevic sabe lo que hace”.

Bodiroga no quiere hablar de finales, prefiere pensar a corto plazo y en los encuentros que todavía le quedan hasta la final. “Quedan partidos difíciles como estos [los de cuartos], oponentes duros y puede pasar de todo”. Aunque también reconoce a EJDN que “me gusta soñar con el futuro, en lo que todavía podemos conseguir”. Ilusión no les falta ni al equipo, ni a su afición, siempre una de las más ruidosas allá donde juegue Serbia. “Estoy contento de que la gente nos apoye, de todos los fans que han venido. Eso nos hace fuertes”.