Sólo el engaño que le realiza a su defensor vale la pena, pero lo que viene después es brillante. La capacidad de salto y finalización de Brandon Knight volvió a relucir en el duelo entre Phoenix y Portland.