Unas Finales de la NBA merecen que uno de los mejores artistas del mundo de la música pongan su toque especial. Carlos Santana fue el protagonista de los prolegómenos del segundo partido, cuando interpretó en el Oracle Center el himno norteamericano.