Fue el detalle de antes del partido, Carmelo Anthony hizo pensar a esta humilde familia que su regalo de Navidad era vivir un partido en el Madison Square Garden desde primera fila, pero había algo más, un coche que les ayudara en su día a día. Santa Carmelo llegó a la ciudad.