Muchos duelos particulares entre los Knicks y los Timberwolves, uno de ellos entre un jugador con mucho demostrado como Carmelo Anthony y otro que todavía tiene mucho camino que recorrer como Andrew Wiggins. Se midieron cara a cara y el ‘veterano’ mostró al joven cómo se gana un partido en los instantes finales. La bola cayó en las manos del alero de los Knicks, se la jugó y la metió.