Después de ofrecer el trofeo a su afición y recoger sus réplicas, los jugadores del Real Madrid trasladaron la fiesta a un lugar más íntimo, al vestuario. Allí, sustituyeron el clásico champán por botellines de cerveza y agua, pero no faltó la música ni tampoco los cánticos de “¡Campeones, campeones!”

Florentino Pérez, presidente del club blanco, bajó en persona a los vestuarios para unirse a la celebración y felicitar a ‘sus chicos’. Florentino fue uno a uno saludando a los jugadores, aunque parece que el que más se alegró de verle fue Andrés Nocioni, con el que se fundió en un abrazo.

Sergio Llull y Felipe Reyes se dieron un auténtico baño de masas a la salida del BarclayCard Center. Los jugadores del conjunto merengue salieron a celebrar el título con la afición, cantando y saltando en plena calle.

Ante todo, Xavi Pascual mostró su deportividad pese a la derrota. El técnico del FC Barcelona felicitó a Llull y a Pablo Laso nada más acabar la rueda de prensa posterior al partido. Además, Pascual tuvo una conversación en privado con su homólogo en el Madrid antes de despedirse.

Luka Doncic tuvo un bonito detalle con los ‘Bershekers’, un sector de la afición blanca que anima infatigable al equipo temporada tras temporada. El esloveno se quitó su camiseta y la lanzó a la grada a modo de agradecimiento por el apoyo que le han brindado esta campaña.