Stephen Curry ha dejado atrás la noche en blanco frente a Los Angeles Lakers y vuelve a poner en pie a todo el pabellón con triples imposibles. Si contra los Pelicans recuperó su acierto, anoche contra los Nuggets se reencontró con la inspiración necesaria para hacer auténticos malabares antes de encestar. El base lideró a su equipo con 33 puntos (7/13 en triples) en otra victoria de los Golden State Warriors.