Lo dijo hace pocas fechas: ‘Quiero ser MVP’. Y ha sido consecuente con sus palabras. En su primera aparición de la temporada ante Utah Jazz, Damian Lillard anotó 39 puntos liderando a su equipo con mucha solvencia, añadiendo además nueve rebotes y seis asistencias.