D’Angelo Russell tenía que hacer llegar el balón a su compañero Timofey Mozgov como fuera y la única alternativa, tras verse rodeado de defensores, fue pasar la pelota entre las piernas de Myles Turner.