Es la anotación más alta que puedes realizar en el baloncesto con una sola jugada: cuatro puntos. Sólo por esto no es habitual verla. Anoche en el duelo entre Toronto y New York fue DeMar DeRozan quien la consiguió, como parte de una gran actuación: 33 puntos y 7 rebotes. Ganaron los Raptors 118-107, vestidos de Huskies.