Antes de que comenzara la pretemporada con los Kings, DeMarcus Cousins empezó a prepararse de una manera un tanto peculiar, con ‘Hot Yoga’. Unas clases que se imparten caldeando la sala hasta cerca de los 50 grados centígrados, con tanto calor, la sangra se licúa, los músculos son más elásticos y hay mayor desintoxicación a través del sudor. Vale la pena ver la cara de sufrimiento del pívot norteamericano.