Diego Ocampo

Dura derrota para el Estudiantes en casa contra el RetaBET GBC (85-90) que le relega a la última posición de la tabla empatados precisamente con el equipo donostiarra. Diego Ocampo resumía así la difícil situación de su club en la rueda de prensa: “Hoy hemos tocado fondo, en el juego y en la clasificación. A veces hay que tocar fondo para levantarse. Tenemos que asumirlo y levantarnos de esta. Tirar para adelante”.

El Estudiantes volvió a caer en el Palacio, donde solo ha ganado un partido de seis, y lo hizo permitiendo 90 puntos. Ni el buen debut de Nicolás Laprovittola (15 puntos, 7 asistencias) fue suficiente para cambiar la tendencia. “Es un tema mental. El equipo tiene actitud, lucha y trabaja pero se bloquea. Si el partido va de cara se viene arriba. Si no, tenemos un lastre. Jugamos con una mochila que nos hace cometer errores tontos. Errores no forzados. No es fruto del nivel de los jugadores, para nada, sino del lastre que arrastramos”, insiste Ocampo.

 

Por primera vez en la temporada algunos aficionados colegiales pidieron su dimisión. “La afición es soberana y puede opinar. Lo respeto. Aquí hay un responsable que es el entrenador. Yo respondo por mis jugadores. ¿Temo por mi puesto? No. Porque bastante tengo con mi trabajo, con entrenar y hacer que el equipo funcione. Me concentro en lo que depende de mí. Estoy con el equipo a muerte hasta el último día que esté aquí, sea mañana o dentro de diez años”, afirma.

El Estudiantes cerrará la primera vuelta contra el UCAM en Murcia (próximo domingo) y el Herbalife Gran Canaria (domingo 24 de enero) en casa.