3 de septiembre, una fecha marcada en rojo en el calendario de la Selección española y es que ya hace diez años que se proclamaron campeones del mundo. Un torneo impecable, sin ceder ni un solo partido, ni siquiera en una semifinal apoteósica contra Argentina que a punto estuvo de dejarles sin premio (75-74). Doce jugadores y Pepu Hernández que lograron vencer en Saitama (Japón) a una Grecia que acababa de deshacerse de la selección estadounidense ¡y sin Pau Gasol!

La alegría de la semifinal quedó eclipsada por las lágrimas del mayor de los Gasol, que tuvo que abandonar aquel partido con ayuda de su Captura de pantalla 2016-09-03 a la(s) 13.51.44hermano Marc y Jorge Garbajosa. El día antes de la final el diagnóstico que llegó desde Japón cayó como un jarro de agua helada: “fractura incompleta de la base del 5º metatarsiano de su pie izquierdo”. O lo que era peor, descartado para el partido contra Grecia. No obstante, tal y como rezaban las camisetas del equipo nacional en el calentamiento “Pau también juega”. El pívot de los San Antonio Spurs animó, sufrió y celebró desde el banquillo durante los 40 minutos como uno más. Además, recogió el premio como MVP del Mundial con una media de 21.3 puntos, 9.4 rebotes y 2.4 tapones por partido y fue incluido en el cinco ideal del torneo junto a Jorge Garbajosa, Theodoros Papaloukas, Manu Ginobili y Carmelo Anthony.

Ya lo decía José Manuel Calderón en su despedida de la selección hace unos días: “En 2006 comenzó todo, ahí empezamos a creer que podíamos ganarlo todo“. Sin duda fue el punto de inflexión en el conjunto nacional, que desde entonces ha encadenado una victoria tras otra en competiciones internacionales. Su último podio ha sido en Río de Janeiro, donde muchos de los jugadores que en Japón 2006 se colgaron el oro al cuello, lograron sumar otro metal: Pau Gasol, Juan Carlos Navarro, Felipe Reyes, Rudy Fernández, Calderón y Sergio Rodríguez.

Aunque siguen en activo, no visten ya la equipación española Carlos Cabezas, ni Álex Mumbrú. Otros como Berni Rodríguez o Carlos Jiménez han decidido ayudar al baloncesto nacional desde los despachos, igual que Jorge Garbajosa, presidente de la Federación. Pepu tampoco entrena más campeones. Sin embargo, nadie puede olvidar aquella hazaña, aquel oro que se festejó en Plaza de Castilla de madrugada y el mensaje del seleccionador a la multitud allí reunida: “Escuchar una palabra que a partir de ahora va a ser muy importante: BA-LON-CES-TO“.