Fueron el mejor equipo de la NBA durante varias semanas pero una mala racha con tres derrotas consecutivas han puesto a los Clippers lejos de aquellos registros. La última derrota en Brooklyn con dos prórrogas incluidas pudo con los nervios del técnico Doc Rivers, que acabó expulsado después de dirigirse a por los árbitros, tuvo que ser agarrado por DeAndre Jordan.