Era el estreno de Kevin Durant en un partido así, lo que parece un prólogo de una presumible final de la NBA. No se escondió y demostró que ha llegado a Golden State Warriors para aportar su calidad y sumar, buscando que el anillo regrese a la Bahía de San Francisco. Ante los Cavaliers alcanzó una estadística magnífica con 36 puntos y 15 rebotes. Frente a él aparecía LeBron James, ambos parece que protagonizarán el duelo individual de muchos partidos importantes, el primero de ellos fue en este día de Navidad. Sus números fueron similares a los de KD con 31 puntos y 13 rebotes. Repasemos en imágenes uno de los mejores enfrentamientos a título individual que se recuerdan, un choque para el recuerdo.