Nuevos muebles, alguna reforma, regalos bajo el árbol y la oportunidad de verle jugar en el United Center. Con todo esto se resume la sorpresa que Dwyane Wade dio a una humilde familia en la ciudad de Chicago.