Tony Parker quiso aprovechar el día libre para visitar el zoológico de San Antonio, donde le brindaron la oportunidad de elegir los nombres de los dos nuevos cachorros nacidos en cautividad: Liam y Milan. Además pudo jugar con uno de ellos, pero a distancia.