Otra victoria más en el casillero y una nueva muesca en el revolver de Pablo Laso con el Real Madrid tras completar un año de calendario imbatido en casa en la Liga Endesa. La última vez que el conjunto blanco perdió en su feudo fue el 27 de diciembre de 2015 contra el FC Barcelona, desde entonces suman 24 encuentros como locales sin conocer la derrota en la competición doméstica. Su última víctima ha sido el Rio Natura Monbus de Moncho Fernández, al que han superado por un contundente 106-59.

El técnico blanco valora como “muy positivo” el haber podido hacerse tan fuertes en casa. “Habla bien del trabajo que ha ido haciendo el equipo y los jugadores. Hemos tenidos unos partidos más sencillos que otros, pero hemos sido sólidos todo el año“, declaró Laso al término del encuentro contra el conjunto gallego. El entrenador vasco considera que al final: “Estas cosas quedan un poco en la historia, pero es bonito para los jugadores y para el club“.

Un año es muy largo y ha habido tiempo para los triunfos colectivos y también para alguna que otra exhibición individual. El equipo madrileño comenzó esta hazaña el 10 de enero 2016, infligiendo un correctivo en toda regla al entonces Baloncesto Sevilla de Luis Casimiro (107-83). Desde entonces el Madrid ha tenido partidos brillantes, como cuando ganó por casi cincuenta puntos al Montakit Fuenlabrada (129-81), y otros más ajustados en los que tuvo que pelear para no dejar que un UCAM Murcia capitaneado por Facu Campazzo asaltase su fortín (107-103).

En mayo Sergio Rodríguez sentó un nuevo récord de asistencias en la Liga Endesa tras repartir 19. A continuación, en junio, el Real Madrid sumó su victoria número mil y más tarde se convirtió en campeón de la ACB por segundo año consecutivo tras derrotar al Barça en el cuarto y último partido del Playoff Final (91-84).

En noviembre fuimos testigos de cómo Sergio Llull alcanzaba su mejor valoración en la Liga Endesa, 37 en tan solo 16 minutos y 4 segundos, frente a un ICL Manresa que no pasaba por un buen momento. El mejor partido de Luka Doncic tuvo lugar en diciembre, cuando se convirtió en el jugador más joven en firmar un doble-doble en la ACB con 23 puntos, 11 asistencias y 34 de valoración. En definitiva, doce meses que han dado para mucho, en concreto para 17 victorias la temporada pasada y 7 en la actual y que han concluido en la jornada 13 de la Liga Endesa contra el Obradoiro.

De esta manera el Real Madrid se ha convertido en el segundo equipo en completar un año de calendario invictos en casa en la era ACB. Desde 1987 ningún club había logrado emular lo que ya consiguió el FC Barcelona cuando cosechó un 18-0 como local con Aíto García Reneses sentado en el banquillo. Aunque a decir verdad el conjunto azulgrana ya lo había logrado en temporadas anteriores (1983), pero en aquella ocasión lo hizo entre la Liga Nacional y la recién creada ACB.

No es de extrañar entonces que el Real Madrid, líder de la competición, se posicione como el equipo con el mejor ataque en lo que va de temporada, con 89,82 puntos de media por encuentro. Es más, el conjunto blanco también lidera el ranking de equipos que más asistencias reparten con 20,36. En este sentido hay que destacar la labor de Sergio Llull, que se encuentra entre los mejores anotadores de la liga con un promedio de 16.3 puntos, aunque también sobresale por su faceta como asistente con 5.5 por partido.

Un nuevo reto por delante

Una vez completado su año perfecto en el ahora WiZink Arena, el Real Madrid tiene un nuevo reto al que enfrentarse. Con el 24-0 en el bolsillo el conjunto merengue ha igualado la tercera mejor racha como local en la Liga Endesa, de seguir con este ritmo el equipo de Pablo Laso podría alcanzar al FC Barcelona, en segunda posición con 28 victorias seguidas entre 1986 y 1988.

El récord absoluto les queda un poco más lejos y también pertenece al conjunto catalán, quienes cosecharon 33 triunfos consecutivos entre 2009 y 2010. Para alcanzar esta hazaña el Madrid deberá ganar todos los encuentros que restan de la fase regular en casa.