Saben jugar al baloncesto pero además tienen el ritmo en el cuerpo, los jugadores de los Mavericks lo demostraron desde el centro de la pista.