El nuevo contrato de televisión de ACB ha abierto la puerta del Siglo XXI para el baloncesto español. Se llega 15 años tarde, pero consigue entrar en la modernidad con un contrato con Movistar “histórico por sus dimensiones” según fuentes de la propia liga. Nunca jamás se había firmado algo de semejante nivel y la euforia es alta entre las cabezas pensantes de la Patronal de este deporte. Básicamente, porque este nuevo contrato es maná caído del cielo para un deporte que ha pasado por un auténtico calvario los últimos quince años con nueve clubes desaparecidos y una caída en barrena sin freno. Es lo que revela el Informe de la situación económico-financiera del baloncesto español 1999-2014, publicado por el Consejo Superior de Deportes.

Nunca un informe fue tan lapidario; por su contenido y, sobre todo, por tener el sello de quién lo tiene. Todo pérdidas, todo balances negativos. Sin trampa ni cartón. La primera frase es clara acerca de la veracidad de las cifras: “los datos del presente informe se han obtenido sobre las cuentas anuales auditadas desde la temporada 1999/00 que los Clubes y S.A.D. profesionales de la Liga ACB han remitido anualmente al Consejo Superior de Deportes”. Dicho de otro modo: son los números que presentan los propios clubes a la propia administración. Y la situación global ha sido directamente dramática durante los últimos años.

Los resultados de la competición y su financiación

En quince temporadas consecutivas (desde la 99/00 hasta la 13/14), la liga ACB ha presentado siempre pérdidas en el conjunto de sus equipos: de los –22.69 millones de euros hasta los -82,61 millones de la 10/11 para dejarlos en los -70,01 de hace dos temporadas, la última de la que se disponen datos. La curva se divide en tres tramos:

1999-2003. Un período en el que los ingresos totales dibujan una trayectoria ascendente, consolidándose por encima de los 90 millones de euros por año. Los gastos presentan una línea similar, entre los 100 y los 122 millones de euros, con lo que se arrojan unas pérdidas más o menos estables durante este período: entre los -17,6 y los -23,6 millones de euros.

[table id=23 /]

2003-2011. Este largo tramo se inicia, marcado por una caída considerable en los ingresos de derechos de Televisión unido a un gasto todavía en márgenes similares a ejercicios anteriores (es la razón de por qué la temporada 03/04, el conjunto de los clubes ACB presentaron unas pérdidas conjuntas record de -38,6 millones de euros). De hecho, los niveles de los contratos televisivos de las temporadas 01/02 y 02/03 (más de 8 millones cada una) serán ya una auténtica quimera inalcanzable.

‘Taquillas y abonados’ son las únicas partidas que presentan unos ingresos constantes y ascendentes a lo largo de estos ocho años, mientras que ‘Publicidad y Esponsorización’ estarán claramente ligados a la coyuntura económica del país (antes, durante y después de la crisis): esto se traduce en una ola que arranca en los 84.05 millones de ingresos en la 03/04, se levanta hasta los 138,82 de la 06/07 para caer de nuevo a los 104,27 de la 10/11.

[table id=24 /]

Lo verdaderamente dramático vendrá en la orgía de gasto en la que se verá inmersa la ACB durante estos ocho años: como se apuntaba anteriormente, pese a la caída de los ingresos en 2004 el gasto todavía estará contenido. Pero en 7 años, el conjunto de clubes no harán más que gastar, gastar y gastar hasta situarse en los 195 millones de euros del 2009 y 2010. La repentina desaceleración económica en la obtención de recursos pondrá contra las cuerdas a los clubes ya a partir del 2008: pérdidas consecutivas de -53, -81, -76 y -82 millones de euros en la temporada 2010/2011.

[table id=25 /]

El informe del CSD expone una situación sangrante: cómo en apenas 10 ejercicios, los “Gastos asociados al personal” se han multiplicado un 270%. Se observa cómo la curva ascendente se interrumpe la temporada 2007/08. Se explica por una nota en la primera página del informe: “en algunos ejercicios, los clubes Real Madrid CF y FC Barcelona no aportaron todos los estados contables, y algunos clubes por descenso o desaparición no remitieron las cuentas anuales”. Esa temporada desapareció Akasvayu, y descendieron Valladolid y León. Pero en los ejercicios que aparentemente son completos, los Gastos Asociados al Personal se han mantenido durante seis temporadas por encima los 100 millones de euros.

[table id=26 /]

2011-2014. El último período, ya en plena crisis, con una drástica reducción de los ingresos (televisión, patrocinio y dinero institucional) y una paulatina reducción del gasto, que pese a todo ha llevado a un saldo negativo de casi -200 millones de euros en este trienio completo.

[table id=27 /]

JuntaACB

La deuda y el fondo de maniobra

El resultado son unas finanzas muy tocadas por el endeudamiento: en el año 2000, el total de los clubes ACB lo cifraban en 22 millones de euros mientras que sólo 11 años después, la cifra se multiplicaba un 550%, elevándolo hasta los 123 millones de euros. Según el CSD, “los convenios con acreedores y el efecto de la patrimonialización de deudas que se ha producido en ciertos clubes” ha producido un efecto en la deuda total, dejándola en 103 millones de euros el último año del que se disponen datos. Pero aun así, son cifras astronómicas.

[table id=28 /]

No sólo eso: según el Consejo Superior de Deportes, durante el período estudiado ha existido un “claro riesgo de solvencia de la competición”, arrojando siempre números negativos. Se expresa en el estudio en el Fondo de Maniobra, resultante de la diferencia entre el activo y el pasivo corriente.

¿Hacia dónde va el baloncesto?

Sería injusto meter a todos los equipos en el mismo saco. No todos manejan el mismo presupuesto, ni todos tienen la misma red en la que caer. Por ejemplo: según el informe del CSD, “Barcelona y Real Madrid acumularon 44 millones de pérdidas” en el ejercicio 2013/14 de los más de 70 que se acreditan. Pero 2015 puede marcar un antes y un después en la economía de los clubes.AcuerdoACBMovistar

El contrato de Movistar debe ser una fuerte inyección de capital para los clubes: ninguna de las partes lo ha confirmado pero se cifra en 45 millones de euros en los próximos 3 años el reparto del pastel televisivo para los clubes –de lo que habrá que descontar, la (presumible) fuerte indemnización a Orange. Y otro elemento se divisa en el horizonte: el dinero que llegará de Europa, después de la firma del convenio IMG-Euroliga del que Real Madrid, Barcelona y Baskonia se verán beneficiados: algo más de 3’5 millones de euros cada uno, por el que los equipos futboleros deben maquillar algo más sus cuentas. Es algo en lo que deben apuntalar su nuevo punto de partida.

El retrato es este. Y la lección está aprendida. Ahora es necesario que la Patronal empiece a levantar la vista y ver un poco más allá de lo que es el simple día a día. Porque ya tiene una pequeña barandilla en la que sujetarse y empezar a caminar. Ahora, lo que le falta es saber hacia dónde camina. O más sencillo: saber si después de tanta penuria se le habrá olvidado caminar.

DESCARGAINFORMECSD