ValladolidSigueBaloncesto

 

ValladolidSigueBaloncesto

“Este equipo de gobierno ha tomado la decisión de no continuar dando subvenciones al C.B. Valladolid ni a la Fundación”. Tras 39 años de vida, 35 de ellos en la máxima categoría del baloncesto español, esta frase pronunciada a finales de junio por Oscar Puente, alcalde de Valladolid, ponía punto y final a la trayectoria del histórico Club Baloncesto Valladolid.

Sin embargo, sin tiempo para la resaca del mal trago y como si de un guiño del destino se tratase, aparecía otro equipo, el CB Ciudad de Valladolid, para hacer resurgir de las cenizas a una ciudad que respira baloncesto por todos sus costados. Una ardilla ‘cabreada’ y cinco llamas que aluden al incendio que arrasó la ciudad en 1561 constituyen el nuevo estandarte que la representa en las canchas. Así, el 3 de julio el nuevo club vallisoletano anunciaba estar inscrito en LEB Plata, desde donde ha iniciado su retorno a la élite hace unas semanas.

Tan solo faltaba una presentación oficial que pusiera todas las cartas sobre la mesa. Tenía lugar el 22 de julio. Con Mike Hansen a la cabeza, el nuevo equipo de gobierno se presentaba en sociedad con una idea muy clara: hacer las cosas bien y no volver a cometer los errores el pasado.

¿Cómo empezó todo?

Pero comencemos por el principio, cuando Mike Hansen, viendo la situación en la que se encontraba el equipo en el que militó cuando aún lo patrocinaba Fórum Filatélico, decide comenzar un nuevo proyecto desde abajo junto a algunos amigos. “Siempre con el máximo respeto al Club Baloncesto Valladolid, la idea era empezar un equipo EBA”, nos cuenta el propio Mike Hansen.

El CB Ciudad de Valladolid ha hecho resurgir el baloncesto en la ciudad.

Días después, en vista de los acontecimientos, decide plantear al alcalde y al presidente de la FEB, José Luis Sáez, su nueva idea. “Hablamos con Oscar Puente para presentarle nuestro proyecto, lo que queríamos para la ciudad, y él se volcó con nosotros. Le pareció una idea fantástica, donde se iba a crear una escuela, se iba a tener un equipo humilde pero referente de la ciudad. Cuando tuvimos el visto bueno del alcalde fuimos a por todas”.

VisitaDaimielValladolid

No solo consigue el beneplácito de Oscar Puente. A Sáez le encanta el proyecto y le asegura que si es capaz tener los requisitos para poder estar en LEB Plata, tendría una plaza en esa categoría. “Sáez nos dijo que Valladolid es una ciudad de baloncesto, una plaza muy importante en España, con mucho historial. Le gustaba la idea de respetar siempre al jugador nacional”, relata el nuevo presidente de CB Ciudad de Valladolid.

A finales de junio Oscar Puente anuncia que el gobierno no seguirá sustentando la financiación del CB Valladolid. Mike y sus amigos disponen de, aproximadamente, diez días para crear la institución e inscribirla en la categoría. Lo primero que hace es subirse a una moto junto a Javier Casado y empezar a recorrerse la ciudad en busca de un patrocinador.

Entregamos toda la documentación para inscribir al club 5 minutos antes del límite”, Mike Hansen.

Ellos dos, junto con Alex Pellicero y Saúl Hernández, consiguen reunir veinte mil euros para inscribirse en la categoría, y buscan el aval de sesenta mil euros que exige la Federación. Fueron días frenéticos, pero Hansen consigue el objetivo. “Hicimos todo en el notario y entregamos todo en la delegación de Valladolid cinco minutos antes del tiempo límite que había puesto la Federación para todos los equipos. Cumplimos con todo, pero fue una semana de locos, una semana de hablar, mover cosas en el banco. Un trabajo brutal.”

El verano

Tras la inscripción del club en la LEB Plata, la nueva directiva, constituida por ocho personas, entre las que se encuentran los citados anteriormente, comienza a trabajar para dar forma al proyecto. “Todos han colaborado de la leche”, exclama Hansen. Había que mandar ofertas de trabajo para entrenadores, se hicieron pruebas en campo grande para los jugadores, la ropa, hacienda y todo el papeleo que conlleva, reuniones con las diferentes instituciones (delegación de Valladolid, junta, gobierno). “Todo eso en tan poco tiempo a la vez de construir el equipo requiere a ocho personas trabajando como locos”. A pesar del duro trabajo, se consigue el objetivo.

250.000 euros de partida

En la presentación se anuncia un presupuesto que va a oscilar entre los doscientos mil y doscientos cincuenta mil euros. De esos doscientos cincuenta mil, los primeros ochenta mil ya están cubiertos. Además, la alcaldía subvenciona a la nueva institución con setenta y cinco mil más. Con uValladolidEscudo-500x500na condición. Buena parte de ese dinero será para financiar el proyecto social y pagar el alquiler del Pisuerga. “No es que te dan 75.000 euros. Es un intercambio. Es un dinero que nos viene fenomenal, que es importantísimo para poder gestionar la escuela de baloncesto que tenemos (Escuela Lalo García). Además, hay que pagar el pabellón, que pertenece al ayuntamiento, algo que no se venía haciendo. En los últimos años no se pagaba la utilización del Pisuerga”.

Tenemos más apoyos de los que podíamos imaginar”, Hansen.

El resto del presupuesto se financia con la ayuda de los patrocinadores y la campaña de abonados, que ha sido un éxito. “Estamos muy contentos en ese aspecto y con cómo ha reaccionado la gente. Ahora mismo tenemos un sponsor principal que ha hecho un gran esfuerzo (Bricodepot) y tres copatrocinadores. Y estamos muy contentos con esas empresas que han confiado en nosotros para poder poner su nombre en la camiseta y en parte del pabellón. Después, tenemos la mayoría de palcos de pista pagados, algo con lo que no contábamos, ya que es un equipo nuevo, sin ningún minuto en una liga profesional. Pero es un comienzo bonito y con más apoyo del que podíamos imaginar la semana en la que estuvimos creando el club”.

El entrenador: Iñaki Martín

ValladolidTecnico

Quién le iba a decir a Iñaki Martín en el mes de junio que este año seguiría entrenando en Valladolid. Y no de segundo, como venía haciendo, sino de primero. Hansen y su directiva escogen a un hombre que conoce a la perfección la situación en la que se encuentra el club, y que, a pesar de haber vivido un año duro en lo económico, está encantado con la situación deportiva del equipo. Además, Hansen afirma que “es un tío con mucha sangre” y que sabrá llevar a los jóvenes talentos que quieren demostrar que tienen sitio en categorías superiores. Por eso le comunican su decisión en cuanto el proyecto toma forma.

Sin embargo, no todo es tan fácil. Iñaki se había comprometido para ejercer de seleccionador de Mozambique en el AfroBasket. Hansen le asegura que le esperará hasta que vuelva. “Yo no le he puesto pegas en ningún momento. Ha sido un sacrificio. Por supuesto que es mejor que hubiese estado con nosotros desde el 1 de septiembre, pero esto es un club con una filosofía muy marcada, con las ideas muy claras y no buscamos resultado a corto plazo”. Dicho y hecho. Iñaki viaja al AfroBasket y vuelve para ponerse al mando de la plantilla.

Jugadores

ValladolidJugadorPartido

Mike lo tiene claro. La filosofía del club es la de apostar por jugadores de la provincia que se dejen la vida por su ciudad, y con los que la afición se identifique. “Nosotros queremos apostar por el jugador vallisoletano de la provincia. También ahí entran jugadores de Castilla y León, sin hacer prejuicios de ningún jugador. Pero si podemos y hay el nivel para tener un jugador de la casa en el primer equipo, vamos a apostar a muerte por él”.

Una vez conseguido el objetivo y con ocho nacionales en el grupo, se buscan jugadores extranjeros de garantías que encajen en el puzle, y que sean capaces de integrarse sin dañar la “piña que han hecho desde el primer día” los nacionales. “Nosotros empezamos todo este proceso mes y medio más tarde que cualquier otro club, siempre por respeto al antiguo Valladolid”, explica Hansen.

Proyecto Social

Pero el alcance del Club Baloncesto Ciudad de Valladolid no se queda ahí. El club quiere ejercer de estandarte y ayudar al crecimiento social de la ciudad. Por eso está trabajando en varias iniciativas que saldrán a la luz más adelante. De momento ha conseguido inaugurar el primer banco de zapatillas de baloncesto en España. Y lo ha hecho con un padrino muy especial.

ValladolidNachoMartinZapatillas

Nacho Martín viajó hasta la localidad que le ha visto crecer para donar las zapatillas con las que debutó en la selección e inaugurar el banco. “Las zapatillas se recogerán cada semana por el club y se repartirán a gente necesitada, tanto en Valladolid como en otros sitios”.

El Ciudad de Valladolid ha creado un banco de zapatillas para la gente necesitada. El padrino del proyecto es Nacho Martín.

No solo Nacho ha visitado Valladolid para apoyar el proyecto. Antoni Daimiel realizó el saque de honor en el primer partido de liga que jugaba el Ciudad de Valladolid en el Pisuerga.

Además, el club quiere llegar a los 11 colegios en Valladolid que no tienen equipo de baloncesto. “Los niños y niñas de esos centros no tienen la posibilidad de jugar y nosotros queremos ir ahí, apadrinarles, y crear uno o dos equipos con el fin de que siga creciendo el baloncesto en la ciudad y en la comunidad”. También quieren ayudar a la gente discapacitada y organizar visitas a hospitales. “Cuando recibes dinero público creo que tienes la responsabilidad de devolver a la sociedad el esfuerzo que está haciendo para ayudarte”.

Valladolid no se queda sin baloncesto

No sabemos cuánto tardará en llegar a la élite. Ni el propio Mike se marca un plazo concreto. No sabemos las piedras que habrá en el camino. Lo que sí sabemos es que Valladolid no se queda sin baloncesto, y que los pupilos de Iñaki Martín se van a dejar la piel en cada segundo, cada salto, cada balón y cada choque.