El debut en esta temporada de Jrue Holiday con los Pelicans podría pasar como un regreso más si no conociéramos los motivos reales que le han tenido fuera de las pistas. No se trató de una lesión ni de una sanción, tampoco problemas en la negociación de su contrato con su franquicia. La razón por la que aún no había pisado una pista de baloncesto en este curso 2016/2017 es haberse quedado al cuidado de su esposa.

El pasado mes de septiembre conocíamos la noticia de que su incorporación con el equipo no se realizaría en la pretemporada y nadie indicaba una fecha de referencia, su ausencia era indeterminada. La esposa de Jrue es Lauren Holiday, una estrella del fútbol en los Estados Unidos y centrocampista de la Selección norteamericana. Ambos se habían conocido en Los Ángeles durante su época universitaria, los dos fueron deportistas importantes en sus respectivos ámbitos vistiendo la camiseta de UCLA.

captura-de-pantalla-2016-11-19-a-las-03-46-21

Siete años después de que iniciaran su relación llegaba una noticia muy esperada. Lauren quedó embarazada del primer hijo de la pareja, una gran alegría. Pero el destino no tenía destinado un pleno de felicidad para ellos, durante el tiempo de gestación fue diagnosticada con un tumor benigno en el cerebro. Esto la obligaba a pasar por el quirófano, los médicos le indicaron que era operable y que no afectaba a la niña que estaba en camino. Su condición de embarazada retrasó la cirugía.

Finalmente, la intervención se llevó a cabo seis semanas después de haber dado a luz, justo cuando los New Orleans Pelicans iniciaban su pretemporada. Jrue Holiday eligió volver a formar parte de la lista de jugadores inactivos, en esta ocasión por voluntad propia. Las prioridades habían cambiado y cuidar de su mujer y su hija recién nacida era la primera de su preocupaciones. Nunca el baloncesto tuvo tan poca importancia.

Dell Demps, manager general de los Pelicans, representó en su persona el tremendo apoyo que la franquicia brindó a su jugador y habló en nombre de todos: “Animamos a Jrue a tomarse el tiempo que necesite para estar junto a su familia antes de regresar con nosotros, nuestra prioridad es la salud y el bienestar de las personas que pertenecen a esta organización. Entendemos que Jrue se perderá varios partidos y sus propios compañeros han manifestado su voluntad de intensificar el esfuerzo en su ausencia. Le daremos la bienvenida con los brazos abiertos cuando esté listo para volver a jugar”.

Ha tenido que esperar hasta este viernes 18 de noviembre para volver a vestirse de corto y ayudar a los suyos. La primera canasta que llegara de sus manos sería una de las noticias del día y así fue. La primera y todas las demás, y es que el base suplente de los Pelicans fue pieza fundamental en la victoria ante Portland Trail Blazers sumando 21 puntos y 7 asistencias, demostrando que puede aportar minutos de mucha calidad saliendo desde el banquillo.

Más allá de los números, agrada contar una historia que fue preocupante en su día pero que culmina con final feliz. Lauren Holiday se encuentra con salud después de la operación, todo fue bien y mientras sigue dando pasos adelante hacia la normalidad, podrá seguir por televisión los avances de su marido, el deportista que priorizó su familia a la canasta. La cuenta atrás ha terminado y la pesadilla se queda enterrada en el pasado, el primero del resto de sus días también es ya historia, que siga la historia de amor.