La orden ejecutiva realizada por Donald Trump para bloquear la inmigración desde siete países como Iran, Irak, Libia, Somalia, Sudan, Siria y Yemen ha afectado ya a múltiples personas y negocios. El hecho de ser ciudadanos norteamericanos o residentes oficiales no supuso una traba para que el gobierno del magnate fuera con todas las consecuencias hacia el bloqueo en el acceso al país. Entre los perjudicados por esta polémica decisión también hay afectados que son parte de la NBA, la mejor liga del mundo no es ajena a las nuevas normas de inmigración.

Captura de pantalla 2017-01-31 a las 00.58.02

Como otras ligas profesionales, la NBA cuenta con un cerca de un 30% de jugadores foráneos. Algunos de ellos poseen la ciudadanía americana o la residencia permanente (Green Card), también existen muchos casos en los que desarrollan su carrera profesional gracias a una visa de trabajo. Obviamente, entre todos estos casos, también existe un grupo de jugadores que proceden de alguno de esos países de la lista. Es el caso, por ejemplo, de Thon Maker, de los Bucks de Milwaukee, nacido en Sudan pero con pasaporte australiano, posee la doble nacionalidad. La realidad es que es lo mismo que viaje con este segundo pasaporte, porque según la nueva ley debería renunciar a su condición de sudanés para poder entrar en el país. Luol Deng, alero de los Lakers también nación en este país, en su caso su doble nacionalidad es con Gran Bretaña.

Si bien no existe ningún jugador que tenga actualmente riesgo de ser deportado, existe el miedo a salir del país por si hubiera problemas a la hora de regresar. Tanto Maker como Deng se arriesgarían a no poder acceder hasta que sus casos no sean estudiados personalmente. Pese a la gravedad del asunto, aún no afecta a lo que es su temporada deportiva, pero existe un factor a tener en cuenta, y es que aunque ambos ya han visitado la cancha de los Raptors de Toronto, todavía existirían opciones de que deban regresar a Canadá, o lo que es lo mismo, salir y entrar de los Estados Unidos, con el riesgo de que su campaña acabe en ese mismo día. En el caso de los Bucks podrían cruzarse en un hipotético duelo de Playoffs con los Raptors, por parte de Deng, no sería extraño que pudiera salir de los Lakers antes de que cierre el mercado el próximo 23 de febrero, si cayera en un equipo candidato al título de la Conferencia Este también existiría la posibilidad de viajar a Toronto

Si cualquiera de estos dos jugadores tuviera que precisar de la ayuda legal de la liga, están en las mejores manos, los servicios de abogacía de la NBA son brillantes y sus situaciones podrían solucionarse. Pero si abrimos el abanico y nos fijamos en el resto de deportes, concretamente en los universitarios, los casos de posibles afectados se multiplican, y no cuentan con un brazo tan fuerte como el de la NBA. Hablamos de estudiantes extranjeros becados por universidades norteamericanas para que jueguen en sus equipos a cambio de educación. Cuando acabe la temporada de la NCAA antes del verano y todos estos estudiantes regresen a sus países, podría ser la última vez en mucho tiempo en que pisen suelo estadounidense, poniendo una pausa indefinida a su carrera deportiva y sus estudios.

Captura de pantalla 2017-01-31 a las 01.00.11