Merecidísimo homenaje del Buesa Arena a Pablo Prigioni tras conocer la decisión del base argentino de decir adiós al baloncesto. Todo el pabellón se puso en pie para despedirle y mostrarle su camiseta colgada para siempre en lo más alto del pabellón.