Eric Bledsoe logró darle a los suyos la victoria (118-115) ante los Blazers de un modo muy especial. Primero porque fue con un triple sobre la bocina y segundo porque el que le defendía era todo un especialista en ese tipo de acciones como Damian Lillard. La estrella de Portland probó de su propia medicina. El punto negativo fue que la anotación coincidió con la finalización del partido entre los Cubs y los Indians en la final de las Series Mundiales de Béisbol, el acontecimiento que se ha llevado toda la audiencia este miércoles 2 de noviembre en Estados Unidos.