Buena música, cámara superlenta y un baloncesto espectacular y emocionante. La fórmula perfecta para quedarse más de dos minutos sentado ante la pantalla sin pestañear.