Cada día que pasa es más evidente que el juego de Sergio Rodríguez está hecho para la NBA y con la confianza y los minutos que está recibiendo a raíz de la lesión de Ben Simmons se encuentra suelto sobre el parqué, no decepciona. Hubo varias del Chacho ante los campeones, una de ellas esta canasta sobre la bocina que mantenía en el partido a los Sixers pese al buen partido que estaban completando LeBron James y Kyrie Irving.

La otra perla fue este pase sin mirar a su compañero Hollins, fue sin lugar a dudas la asistencia de la noche en este partido de preparación.