Son el mejor equipo de la NBA con diez victoria y tan solo una derrota, Los Clippers se encuentran en su mejor momento desde hace tiempo. Síntoma de estas buenas sensaciones se reflejan en la confianza que sus jugadores tienen sobre el parqué, y teniendo en cuenta la calidad y el despliegue físico de algunos de ellos, podemos explicar los mates que vimos por parte de Blake Griffin y DeAndre Jordan.