A estos dos jugadores les quedan muchos kilómetros por delante, pero en su segunda temporada ya son capaces de liderar a sus respectivos equipos. Karl-Anthony Towns y Kristaps Porzingis se vieron las caras este miércoles y no defraudaron. El pívot de los Timberwolves firmó la mejor actuación de su carrera con 47 puntos, 18 rebotes y 3 tapones. El letón estuvo fue el mejor de los Knicks con 29 puntos, 8 rebotes y 4 asistencias.

Nadie mejor que Carmelo Anthony para definir lo que supone el duelo entre estas dos grandes promesas: “El cielo es el único límite para estos dos tipos”.