Era un partido que estaba marcado con rojo en el calendario, el regreso de Kevin Durant a la que fue su casa durante nueve temporadas para enrolarse en el proyecto de Golden State. Le estaban esperando, para silbarle, para mostrarle imágenes de Cupcakes (le denominan así como sinónimo de ‘blando’)… Lo que cuenta finalmente es que ganaron los Warriors (114-130) y que la actuación de las dos grandes estrellas fue brillante. Russell Westbrook sumó 47 puntos, 11 rebotes y 8 asistencias. Kevin Durant aportó 34 puntos y 9 rebotes.