Era su retorno a las pistas después de superar la lesión, primeros segundos del duelo ante Nueva Orleans Pelicans. La bola llegó a las manos de Kevin Durant y rápidamente se encargó de demostrar que se encuentra perfectamente, con este mate no había dudas.