En diciembre del año pasado Bill Kennedy, árbitro de la NBA, se encontraba dirigiendo el encuentro entre los Sacramento Kings y los Boston Celtics. En cierto momento del partido a Rajon Rondo le señalaron una falta pero este, lejos de calmarse, persiguió a Kennedy profiriendo insultos homófobos, lo que le costó su segunda técnica y la consiguiente expulsión.

rondorefEste incidente tuvo repercusiones para ambos, el base de los Kings fue sancionado un partido por su comportamiento, mientras que el colegiado decidió hacer pública su condición sexual en una entrevista en Yahoo Sports. “Estoy orgulloso de ser árbitro de la NBA y estoy orgulloso de ser gay”, declaraba Kennedy por aquel entonces. Este árbitro, el primero en reconocer su homosexualidad en la liga, recibió el apoyo de sus compañeros, de la NBA y las disculpas públicas de Rajon Rondo.

Un año después, Kennedy le ha contado a Kevin Arnovitz (ESPN) cómo se sintió en los momentos posteriores a su anuncio. El colegiado cuenta lo nervioso que se sintió cuando tuvo que arbitrar su siguiente encuentro. Kennedy no quería hablar con la prensa, no quería publicidad, tan solo quería hacer su trabajo como había estado haciendo tanto tiempo. Uno de los equipos presentes aquella noche eran los San Antonio Spurs y Gregg Popovich tuvo uno de esos detalles que le hacen ser un entrenador único en la NBA.

Cuando las luces se apagaron para presentar a los jugadores, Popovich se colocó a su lado diciéndole que prefería hacerlo así y no montar una escena. Tal y como relata Kennedy, le dijo: “Tienes más agallas que cualquier persona que conozca. Tienes más coraje que nadie. Ahora, sal ahí y patea culos“. Después de esto se alejó y no le volvió a dirigir la palabra en todo el partido.