La evolución en el tiro de Serge Ibaka es una realidad, es capaz de anotar con cierta facilidad desde el perímetro y su equipo confía en sus lanzamientos. Ante los Nuggets supo combinarlo también con la intimidación que ya habitualmente mostraba en la pista.