Desde unos 20 metros y colando la pelota entre las piernas de un rival. Si lo hizo queriendo es para hacerle un monumento. Así se lució Russell Westbrook en Toronto en el duelo en el que logró su triple-doble número 34 de la temporada.