Todo el TD Garden de Boston se pudo en pie para recibir a este militar norteamericano de regreso tras su misión, quiso sorprender a su familia en un lugar tan mágico como el parqué de los Celtics.