Este domingo 18 de junio es el Día del Padre en los Estados Unidos y ‘The Undefeated’, el altavoz mediático de los jugadores de la NBA, ha querido centrar su contenido principal con Serge Ibaka y su hija de once años: Ranie.

La unión entre un padre y su hija es inquebrantable, pese a que el propio Ibaka se enterara años después del nacimiento de su primogénita. Esa niña va ya camino de la adolescencia y viven juntos en los Estados Unidos, por lo que este domingo celebran su primer Día del Padre juntos. Un plan sencillo pero especial, con juegos en la piscina, algo de comer y, sobre todo, pasar tiempo juntos.

“Nunca había tenido un Día del Padre antes, lo más divertido es que jamás había tenido tiempo de disfrutarlo con mi hija, así que esta va a ser la primera vez. No sé qué hace un padre en este día. Cuando era joven, esta fecha para mi suponía levantarse y desear a mi padre un feliz día, simplemente eso. Después él se iba a trabajar y ya está. Pero ahora es diferente, tienes que estar con tus hijos y hacer algo. No sé exactamente qué tengo que hacer, pero lo estoy aprendiendo, ella lo sabe y me lo va a decir”.

Ranie es una niña muy alta, que sabía de la existencia de su padre desde que tenía cinco años, pero no lo ha conocido hasta hace bien poco. Nació en el Congo, el lugar que Serge Ibaka abandonó persiguiendo una carrera exitosa en el baloncesto con tan solo 17 años. Antes de irse fue padre sin él conocerlo. La madre de la criatura, Desire, se lo comunicó al padre de Serge y ambos decidieron mantenerlo en secreto para que esta razón no frenara la ambición del entonces joven jugador de perseguir su sueño.

SergeIbakaFathersDay2

“Me quedé paralizado cuando lo supe porque era algo nuevo, no sabía qué hacer o decir, no sabía cómo reaccionar. Fue como OK, soy padre ahora. Varios días después empecé a sentirme mejor. Siempre había soñado con tener niños y ahora sólo quiero tener más. Es divertido”.

Serge Ibaka se ha hecho cargo de su hija y va a vivir en los Estados Unidos o Canadá junto a él. Quiere que tenga las oportunidades que él no tuvo cuando era pequeño, quiere darle la mejor educación en los mejores colegios, y que pueda crecer en un país como el norteamericano en lugar de en el Congo. La mamá de Ranie no estaba muy de acuerdo en un principio, pero con el tiempo comprendió que era lo mejor para el futuro de su hija. En poco tiempo el inglés ya es un idioma más para ella junto a su francés natal.

El futuro profesional de Serge Ibaka está en el aire, es agente libre y en las próximas semanas decidirá dónde jugará la próxima temporada. Suenan varios equipos importantes para contratarle, con cinco ciudades como favoritas para acogerle: Miami, Memphis, Los Ángeles, Atlanta y la propia Toronto. Cualquiera de ellas suena fenomenal para su nueva vida junto a su hija: “Sigo siendo joven y ahora tengo una hija, y esto hace que veas las cosas de manera diferente. La manera en que actúas, porque ahora tienes esa responsabilidad, y esto me hace ser mejor hombre. Me encanta”.

 

((((Estas líneas son un extracto del reportaje publicado en THE UNDEFEATED, donde se pueden encontrar más contenido, una entrevista más extensa y fotografías exclusivas))))