De campeón a campeón, de contender a contender, así fue el choque de trenes entre Real Madrid y CSKA este viernes en el Palacio de los Deportes. El equipo de Pablo Laso firmó, probablemente, la mejor actuación de su temporada para situarse a tan sólo una victoria de los rusos, que siguen siendo los dueños del primer puesto. Lo mejor para los locales fue que lograron recuperar el basketaverage, por lo que en caso de empate estarían por encima.

Con 87-85 y cuatro minutos por disputarse el Real Madrid logró secar a su rival, el CSKA no volvería a anotar. Pese al gran partido de jugadores como Maciulis, Rudy o Gustavo Ayón, fue Sergio Llull quien definió otra vez. Él solito logró protagonizar un parcial de cierre de 8-0 de los cuales aportó siete.