El Real Madrid dio otro paso hacia la final de la ACB al vencer al Valencia (97-88) en el segundo partido de su serie de semifinales. Los visitantes mejoraron la pobre imagen del jueves, sobre todo en sus estadísticas de tiro, pero no fue suficiente. Un extraordinario Llull (15 puntos en la segunda parte) le dio al equipo blanco el impulso necesario para poner el 2-0.

El Valencia presentó nuevos argumentos: la decision de Diot, las complicaciones que presenta Lucic cuando juega como falso ‘cuatro’ y la clase de Dubljevic (17 puntos en la segunda parte). Realizaron un gran segundo cuarto y se mantuvieron en la pelea hasta el último, pero les volvió a faltar pegada.

Un Madrid muy resolutivo encontró fácil el camino del aro: once de sus doce jugadores anotaron al menos 4 puntos. La rotación interior no daba aliento al rival, mientras Llull o Carroll bombardeaban desde fuera. Anotaron 56 puntos en la segunda parte, confirmando que su ataque está muy afinado.

El martes (21:00) la serie se reanuda en la Fonteta. El primer match ball de los madridistas.