Karl-Anthony Towns no es el primer jugador de la NBA que aprovecha su partido en la Gran Manzana para pasar por la tienda de la NBA y tratar de batir el récord de canastas anotadas en la máquina recreativa. Nueva marca para el pívot de los Timberwolves con 116 canastas.