Puede parecer increíble pero North Carolina, con una renta de un solo punto, se clasificó para la gran final del March Madness después de haber desaprovechado hasta cuatro lanzamientos de tiros libres en los últimos segundos del encuentro ante Oregon. En todos esos errores fueron capaces de capturar la pelota. Será su segunda oportunidad consecutiva para tratar de ganar el torneo.