Las tradiciones están para ser respetadas y en los Warriors lo hacen, por eso cada temporada, en el entrenamiento de puertas abiertas para los aficionados, se guarda un tiempo al final del mismo para que los rookies puedan lucirse con sus dotes interpretativas. Como dice el propio Steve Kerr: “Esto ya no es un entrenamiento, es un Talent-Show”.

Y así fueron pasando uno por uno, teniendo el honor de ser presentados por Stephen Curry. Todos los novatos agarraban el micrófono, saludaban, presentaban cuál sería su canción y su artista, y comenzaban a cantar… Damian Jones fue el primero, incluso en último en llegar al cuerpo técnico demostró sus habilidades para el baile.